martes, 13 de septiembre de 2016

No mate a Carla Massiel solo enterré su cuerpo ya abierto (Darwin Trinidad)

El implicado en la muerte de la niña Carla Massiel, Darwin Trinidad Infante, negó haberla matado y aclaró que cuando la enterró, su cuerpo ya estaba abierto.
Trinidad Infante aseguró que los responsables de la muerte de la pequeña aún están en la calle sueltos y sin ninguna medida de coerción.

El imputado vinculó a la hija de un médico en el homicidio de Carla, de quien dijo recibió tres mil 600 dólares por enterrar el cadáver y detalló que la otra persona que secuestró a la niña fue un tal Ronald, a quien “mataron con un niño secuestrado en San Pedro”.

Agregó que en este caso han querido tapar una red que estaba haciendo un “experimento rarísimo” y que cuando recibió el cadáver, en la finca donde trabajaba y vivía, “el cuerpo estaba abierto en forma de jota”.

Trinidad Infante denunció además que a pesar de que las autoridades han encontrado muchos elementos durante la investigación, aún no se informa lo que realmente está pasando.

“Yo he ido con la magistrada a más sitios a buscar más cosas y yo no sé qué las han hecho, si es que las están desapareciendo”, detalló.

Aseguró que teme por su vida y que ha recibido muchas amenazas de muerte.
Finalmente, resaltó que la niña no se desapareció de un culto y que todo eso es mentira, porque ella “se desapareció a las dos de la tarde de la finca donde vivía Ronald”, aseveró.
Las declaraciones fueron ofrecidas ayer por Darwin Trinidad Infante, a su salida del Segundo Juzgado de la Instrucción de la provincia Santo Domingo, a donde acudió como imputado por la presunta violación de dos hermanitas de cinco y seis años de edad.

El pasado 09 de septiembre, la Procuraduría General de la República confirmó que los restos hallados el 16 de agosto en el sector La Cuaba, del kilómetro 22 de la autopista Duarte, pertenecen a Carla Massiel Cabrera, desaparecida en junio del año 2015.


elCaribe

0 comentarios:

Publicar un comentario

En Comunicación somos

En Comunicación somos