martes, 11 de septiembre de 2018

Que nos agarren confesados

Es preocupante encontrarnos con situaciones como la que han protagonizado los noticieros en nuestro país la semana pasada respecto a funcionarios y representantes legislativos involucrados en estafa. El último escándalo que se ha protagonizado en nuestro país, es Yomaira Medina en la que se denota desconfianza e incredulidad.

Cuando un elector vota por un representante lo realiza pensando en el desarrollo o la prosperidad de su comunidad, pueblo, provincia o país; pero estos representantes día a día hacen que la confianza que cada uno de sus electores depositan en ellos desaparezca.

Con el caso de las benditas mochilas que se a destapado y que junto con ella un sinnúmero cosas nos deja entre dicho que el gobierno y los ministerios no cumplen las éticas para la adquisición de suministros y que al parecer todos manejan como chivos sin ley ¡ Bueno !

Pero como puede ser que un distribuidor o suplidor del Estado pueda burlarse de ésta manera de los mecanismos y regularizaciones y equis persona; y más cuando se involucra el apellido o renombre trascendental o más cuando es un legislador. Hablando más preciso es que se le vendan al Estado una cantidad de mochilas y no la reciban y que algunos funcionarios o representantes legislativos tengan esas mismas mochilas con la diferencia que se tapa con un estampado o propaganda política o candidato cualquiera el nombre verdadero quién fue asignado o hecho dichas mochilas hasta donde llegará la burla hacia l@s  dominican@s.

Eso indica de que Cristóbal Colón nace de nuevo y vuelve a República Dominicana y él  se sorprenderá de que todavía existen indígenas ¡Jajaja! a los que se emboban con espejitos a cambio de inteligencia, por más explicaciones o vueltas que le den a la tómbola es difícil que nos creamos "Ese cuento" donde no haya respeto a nuestro sudor y sacrificio ya que todo lo que se le suministra a los ministerios y a los funcionarios estos incluyen a (diputados alcaldes regidores y los más temidos senadores) son de nuestros impuestos. Es decir de lo que día a día le pagamos al estado con el sudor de nuestras frentes, qué doloroso que elijamos a quienes nos representen para que ellos o ellas nos roben y burlen de una manera tan vil y sigamos en la ignorancia.

Será que han desaparecido esos hombres y mujeres de valores o es el sistema ya que está podrido y que no tiene arreglo, esas interrogantes se mantienen latentes en nuestras mentes día tras día; ¿es creíble para usted el argumento del caso de las mochilas?, sea usted quién de su propia respuesta....

0 comentarios:

Publicar un comentario

En Comunicación somos

En Comunicación somos